Carruaje: un cuento para reflexionar sobre impulsos y razón

Publicado por Vitasalud & archivado en Cuentos.

Te invitamos a leer este breve cuento, “El Carruaje”, en el que se plantea una analogía de un coche tirado por caballos con nuestro cuerpo, y se analiza el equilibrio que hay que encontrar entre los impulsos y la razón.

 

cita profesional Érase una vez un hombre al que le habían dejado un regalo en la puerta de su casa. Al salir, vio un hermoso carruaje de madera de nogal, con adornos en bronce y lámparas de cerámica. Tenía un elegante asiento aterciopelado y unos laboriosos visillos de encaje. Las medidas estaban diseñadas exclusivamente para él, era cómodo y sofisticado a la vez.

 

Una vez dentro, el hombre miró por la ventana para ver el paisaje que le rodeaba y pensó en la suerte que tenía de tener aquel obsequio. Pero al poco rato comenzó a aburrirse de ver siempre lo mismo, de manera que aquel regalo dejó de entusiasmarle. Al escuchar sus quejas, uno de sus vecinos le dijo: “¿No ves que te faltan los caballos?” Entonces el hombre fue apresuradamente al establo a por dos equinos que enganchó a su carro. Cuando éstos arrancaron, el paisaje empezó a cambiar, volviéndose distinto, maravilloso…

 

Tras un tiempo cabalgando notó como el carruaje se desequilibraba. Los caballos parecían desbocados y lo conducían por terrenos tortuosos. El hombre no tenía control ninguno y al encontrarse de nuevo con su vecino, le dijo indignado que aquel carruaje no servía para nada, a lo que éste le contestó que también necesitaría un cochero. El hombre contrató a un mayoral, un hombre serio y formal que sabía cómo controlar la situación, qué velocidad llevar y qué ruta seguir. ¡Ahora sí podría disfrutar del viaje!

 

Moraleja: Al igual que el carruaje, nuestro mayor regalo es nuestro cuerpo y aunque el tiempo cambiará algunos aspectos y producirá ciertos daños, siempre será quien nos acompañe en nuestro viaje. Los caballos que tiran de él son nuestros impulsos y pasiones, pero que no siempre se pueden controlar y que necesitan de la cabeza, la lógica y la razón para que a modo de cochero nos guíen por el mejor sendero.

 

mariposa profesional ¿Qué te pareció este cuento? Hay que aprender a compatibilizar nuestra pasión con una cuota de razón, ¿no te parece?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>