Ejercicio consciente: Muévete

El helecho y el Bambú

 

Cuento

CUENTO:

Estaba a punto de renunciar… no veía los frutos de mi constancia y sentía la necesidad de abandonar tanto esfuerzo.

No obstante, antes de darme por vencida, decidí ir al bosque para tener una charla con mi sabio amigo Juan, jardinero de vocación.

-Amigo- le dije- ¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido?.

Su respuesta me sorprendió…

-Mira a tu alrededor-  Él dijo- Ves el helecho y el bambú?-

– Sí – respondí.-

– Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. Les di agua, buena tierra y mucha luz.
El helecho rápidamente creció. Su verde brillante cubría el suelo.

Pero nada salió de la semilla de bambú. Sin embargo no renuncié al bambú.

En el segundo año el helecho creció más brillante y abundante.

Nuevamente, nada creció de la semilla de bambú. -Pero seguí cuidándola.-

En el tercer año, aún nada brotó de la semilla de bambú. -Pero seguí regándola-

En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú. -No renuncié-.

Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra. En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante.

Pero sólo 6 meses después… el bambú creció a más 30 metros. Se había pasado cinco años echando raíces. Aquellas raíces lo hicieron fuerte y le dieron lo que necesitaba para sobrevivir.

El bambú tiene un propósito diferente al del helecho, sin embargo, ambos son necesarios y hacen del bosque un lugar hermoso.

Él me dijo: – Si no consigues lo que anhelas, no desesperes…quizá sólo estés echando raíces… –

Reflexión

A menudo nos ocurre que la impaciencia por no ver los resultados a corto plazo, nos lleva a abandonar nuestras metas y los objetivos que nos habíamos fijado.

En concreto nos ocurre con el hábito de realizar ejercicio físico… puede ser frustrante ver que nos esforzamos y que no mejoramos.

En los momentos en los que estemos a punto de renunciar, recordar la historia del bambú puede ayudarnos a perseverar y a no compararnos con otros.

Si no te rindes, irás creando poquito a poco hábitos que se convertirán en triunfos personales.

Cualquier éxito, requiere tiempo, dedicación y muchos gramos de paciencia.

Aplícate el cuento

ico-vitasalud-500x500  … ¿te animas de nuevo a incorporar el hábito de cuidarte?

 


Vitasalud
 

Es el momento de cuidarte...

¡Empieza Ya! ... ¡Es gratis!

Gana corazones, medallas y obtén tus diplomas, Haz el seguimiento de tus LOGROS, Consigue DESCUENTOS y PROMOCIONES EXCLUSIVOS, Accede a contenido PREMIUM, Recibe CONSEJOS PRÁCTICOS

4 Comentarios para “El helecho y el Bambú”

    • vitasalud

      Muchísimas gracias Ernest!
      Aprender a través de cuentos es muy instructivo… es mucho más facil recordar moralejas y aprendizajes a través de historias que a través de artículos!
      El maravilloso arte del Storytelling

    • Vitasalud

      Me alegro muchísimo Brígida!
      La verdad es que el cuento del Helecho y el Bambú es súper inspirador!
      Un abrazo,
      Rocio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>